es

10 razones para comer Cecina de León durante el postparto y la lactancia

Durante el embarazo se hacen numerosos sacrificios en la alimentación, algunos alimentos se convierten en totalmente prohibidos y otros no aconsejados. Durante toda esta etapa se trata de evitar el traspaso de enfermedades al bebe y controlar el aumento de peso para evitar que sea excesivo. Por ello se establece una especie de dieta de embarazada en la que se eliminan muchos lujos o caprichos alimenticios.

El jamón, la cecina, el embutido, un buen queso, un helado, el sabor de la carne poco hecha, el sushi, los tartares de atún o salmón, los dulces, una copa de vino o de cerveza, un café o té, etc. todos formaban parte de tu alimentación ordinaria y de repente pasan a ser alimentos prohibidos, por lo que durante todos los meses de embarazo se convierten en un bien inalcanzable y por ello más deseado.

Llega el momento del parto, de recibir y conocer a tu bebe, pero también de reencontrarte con alguno de los alimentos que más has echado de menos durante los 9 meses anteriores. Se hacen listas mentales sobre lo que podremos comer y en qué orden, incluso se pide un sobre de jamón o cecina como regalo a las visitas más allegadas en el hospital, no hay que dejar pasar más tiempo sin estos placeres.

Pero después del parto llega el postparto y con él la deseada recuperación física y psicológica, donde se recomienda mantener una dieta equilibrada y variada, más aun si se opta por la lactancia materna.

En la Cecina de León encontramos un alimento que reúne todos los requisitos necesarios y beneficios para nuestra recuperación y salud y por tanto recomendamos su consumo en esta etapa por estas 10 poderosas razones:

1. Después del parto, en el que se pierde mucha sangre, es necesario recobrar energías y combatir una posible anemia. La Cecina de León se convierte en un alimento básico para ello, pues tiene una alta concentración de hierro (8,9 mg/100mg)

2. Y es esa alta concentración de hierro que la hace tan necesaria si optas por la lactancia materna, ya que durante dicho periodo es necesario un aporte complementario de unos 15-20mg de hierro al día.

3. Ayuda a llevar una dieta equilibrada ya que no contiene grasas, y tiene un bajo contenido de colesterol

4. La cecina es rica en minerales necesarios para acelerar la cicatrización, como el zinc y las vitaminas del complejo B.

5. Está compuesta en alta proporción de otros minerales como potasio, fosforo, calcio y acido fólico, esenciales estos dos últimos en la etapa del postparto y lactancia.

6. Aporta proteínas de alto valor biológico, por cada 100 gr que consumamos, la cecina aporta unos 40 gr de proteína, el doble de lo que aportaría cualquier otra carne fresca. Es un gran aliado para la recuperación muscular tras el parto

7. Por su versatilidad, pues hay múltiples opciones de volver a disfrutar de este lujo. Sola, para disfrutar de su sabor al máximo. Aderezada con un poco de aceite de oliva virgen extra. En ensalada para darle un toque gourmet o combinada con alcachofas, pimientos o queso.

8. En este listado de razones no puede faltar hacer mención a la adaptabilidad de la Cecina a una gran variedad de dietas y culturas, además de formar parte de la dieta mediterránea es apta para celíacos, para musulmanes y judíos

9. Por su precio, hay un miembro o varios más en la familia y siempre es un buen momento mirar por la economía familiar. La Cecina de León Entrepeñas se puede adquirir por un precio extraordinario.

10. Por su exquisito sabor que despierta todos los sentidos, su agradable textura al paladar y el particular y característico sabor ahumado hacen de la Cecina de León un regalo a todos los sentidos.