Tienda
Online

El blog de Embutidos Entrepeñas

Bienvenido al sabor tradicional

Entrepeñas es una empresa familiar dedicada a la elaboración artesanal y venta de embutidos, cecinas, jamones y salazones.

Entrevista a Manuel Ordoñez, propietario de Entrepeñas SL

Noticias. Dicen de nosotros
|
31/03/2014
Entrevista a Manuel Ordoñez, propietario de Entrepeñas SL

Os dejamos la entrevista que el pasado 14 de Marzo el periódico Norte de Castilla le hizo a uno de los propietarios de Entrepeñas.

 

GERAS. (LEÓN). Manuel Ordoñez Fernández, junto a sus hermanos Federico y Bernarda, es administrador y propietario de Entrepeñas SL en Geras (León). Con sus cónyuges, Raquel y Rosa María, y los hijos que tienen ambas parejas, conforman todo un enramado íntimo que ha ido creciendo y multiplicándose para formar el germen vivo de la empresa familiar. Todo comenzó aquí, en el colmado de sus padres, Federico y Jacoba, que a principios de los 40 llegaban a reunir, muchos domingos, más de 100 caballerías a la puerta. Vendían al debe, pero siempre cobraban.

Viajando de León hacia Asturias y pasando La Pola de Gordón, en el desvío hacia el Puerto de Aralla, llegamos a Geras. Cruzamos el puente de un río Bernesga aún incipiente y joven. EN las laderas pastan decenas de reses del color de la tierra. Las crestas escarpadas están llenas de nieve y en el entorno nacen robles, escobas y tomillo. Es intenso el verde de los valles, salpicados de chopos y de humeros, que están casi desnudos. Hay ermitas de nobles espadañas y pobres campaniles. En todo el trazado de la carretera nos acompaña otro río, el Casares: torrente vivo y ágil. Ahí está la fábrica y el restaurante también, de nombre Entrepeñas, que ofrece los manjares que elaboran: Embutidos, entrecocidos, lechazo al horno, caldereta de cordero o lomo de vaca adobado-semicurado, son solamente algunos de sus platos.

 

-¿Secretos de estas montañas de León?

-Su naturaleza. Tenemos uno de los hayedos más impresionantes del noroeste de España.

-¿Qué tienen sus embutidos?

-Carnes muy selectas de cerdo, buenos adobos y un ligero toque de humo de encina.

-¿Las especialidades?

-La cecina de León y el chorizo.

-¿Qué son exactamente los famosos entrecocidos?

-Se componen de morcilla, chorizo, oreja, morro, lengua y carne de chivo: una exquisitez.

-¿Es este un clima duro?

-Seco, con heladas y a casi 1.200 metros de altitud. Contribuye al curado y calidad.

-¿Se han internacionalizado?

-Vendemos en Francia, Bélgica, Holanda, Italia, Suiza o Reino Unido.

-¿Embutidos de hoy o los de antes?

-Los actuales son de más calidad, han mejorado las técnicas aunque sigamos fieles a la tradición.

-¿Se nota mucho la crisis económica en el sector de la alimentación?

-En la hostelería sí, en la fábrica se nota menos.

-¿Está acabando la crisis?

-Creo que no, los que tanto lo anuncian no lo saben. Quienes tenemos negocios palmamos cada día. Y en cuanto a la creación de puestos de trabajo ¿quién los va a crear y dónde?

-Además de sus productos ¿qué otros reclamos tienen estas montañas?

-Es reserva de la biosfera. Naturaleza espectacular.

-¿Viven de cerca la defensa del oso pardo y el urogallo?

-Claro. Cuando se divisa un oso por aquí las medidas son espectaculares.

-¿Qué más fauna puede verse en este entorno?

-Lobo, corzo, jabalí, desmán ibérico, rebeco, gato montés, tejón, garduña, nutria y gineta, entre otros.

-Sigue siendo muy duro aquí el invierno.

-Eso pasó a la historia.

-¿Descendientes que continúen su labor?

-Mi hija Natalia es la presidenta de la Indicación Geográfica Protegida de Cecina de León. Continúa en el negocio como los demás hijos y sobrinos.

-¿Los sueños como empresario?

-Se han cumplido con creces.

-¿Dónde es difícil exportar embutido?

-A toda América.

-¿Los inconvenientes de la empresa familiar?

-Que las familias crecen y cada vez somos más. Pero hasta ahora todo han sido ventajas.

-¿Cuáles son los próximos retos de su empresa?

-Seguir ofreciendo calidad para seguir vendiendo.

-¿Usted reza?

-A veces, cada vez menos.

-¿Le sirve de algo?

-En ocasiones he pensado que sí y en otras que no. Pero cuando veo las ojeras al lobo, entonces sí rezo.

0 Comentarios

Escribir un nuevo comentario

Escribir comentario

« Volver