es

10 razones para comer Cecina de León estas Navidades

La Cecina de León va ganando adeptos día a día, no te quedes atrás y conoce por qué debe estar en tu mesa esta Navidad y en cualquier ocasión especial

1.    Excelente relación calidad-precio

Sabemos que las comparaciones son odiosas, pero en este caso la realidad salta al gusto!
 
La relación calidad-precio de la cecina con respecto a la de su primo el jamón ibérico es aún abismal. Digo "aún" porque con el ritmo de demanda que lleva la Cecina de León no tardará en acortarse.
 
Son productos distintos pero una buena pieza de Cecina veteada o, como le llaman algunos, jamón de vaca, no tiene nada que envidiar a un buen jamón ibérico de cerdo. Además de que nos podemos ahorrar unos eurillos sin decepcionar a nadie.
 
2.    ¡Está de moda!
Al igual que la capital que la acuna, León, y que este año precisamente se engalana con la capitalidad gastronómica española. La Cecina de León será sin duda una de las protagonistas bajo el lema: "León manjar de reyes"
 
Nos consta que la Cecina de León es cada día más demandada tanto a nivel nacional como internacional y los chefs más estrellados se disputan la receta más innovadora con este producto único y exclusivo de la región leonesa.
 
Adelántate a los acontecimientos y da a conocer la Cecina de León a tus invitados.
 
3.    Es un ingrediente muy versátil en cocina
Además de resultar riquísima, sin ningún tipo de aliño, cortada finita y con una buena hogaza, marida perfectamente con todo tipo de exquisiteces.
 
Debido a su potente sabor y su toque ligeramente ahumado,  marida perfectamente con infinidad de ingredientes como huevo, manzana, gambas, setas, foie, pasta...
 
Si quieres descubrir maneras de prepararla y cocinarla para incluirla en tus platos de fiesta aquí te dejamos algunas ideas para estas cenas navideñas. Como los rollitos de cecina y foie, un clásico de las mesas leonesas fácil, rápido y delicioso.
 
4.    No tiene desperdicio
No tiene hueso. Otra de las ventajas de comprar y comer la Cecina de León  frente al jamón es que la pieza de cecina no tiene hueso y no lo pagas a precio de oro. Así mismo piezas como la Suprema de Cecina, que son más homogéneas y dan lugar a una mejor presentación en lonchas, tienen también la ventaja de que no tiene el desperdicio final de las puntas más curadas que quedan normalmente.
 
Más abajo te mostramos un esquema de las diferentes partes de las que se elabora la cecina.
 
Cortes de la carne para la elaboracion de la Cecina

 

1.    Es saludable

Es fuente de proteínas y hierro. Constituye una gran fuente de vitaminas B1, B2, B3 y B6 y de cinc, según una investigación conjunta del Centro Tecnológico de la Carne y la Universidad de Granada.
 
Su consumo regular puede aportar hasta un 45% de la ingesta de hierro recomendada para los hombres y un 23% de la recomendada para las mujeres. Otros trabajos de investigación destacan su contenido en vitamina E, poderoso antioxidante, y  en minerales como el selenio, muy ligado a procesos de anti envejecimiento.
 
Es baja en calorías y además un alimento muy poco procesado y que consta solamente de 2-3 ingredientes a lo sumo, y las cecinas de calidad no contienen aditivos, conservantes o colorantes artificiales.
 
6.    Sorprende
Si quieres sorprender a tus comensales estas fiestas ponles Cecina de León en cualquiera de sus versiones: Cecina de Léon curada minimo 7 meses, Cecina de León reserva, Cecina de kobe... En lonchas, en trozo, en pieza entera (tapa, babilla o contra - la que más te guste por su curación, consistencia y veteado). 
 
Si además te atreves a ponerla en un soporte cecinero hecho especialmente para la reina de las chacinas y cortarla a cuchillo serás el/la anfitrion@ más admirad@.
 
Puedes encontrar soportes cecineros para cortar la pieza entera de Cecina de León aquí y aquí  
 
7.    Está exquisita

Tiene un sabor y textura que no dejan indiferente a nadie. Eso si, elige bien, porque a diferencia del jamón que es más homogéneo en sus calidades, la cecina de León depende mucho de su elaboración y de la pieza escogida. 

Elige Cecina de León IGP, el distintivo que lleva, bien en la pieza, bien en el trozo o en las lonchas (ver etiquetas) nos asegura una calidad óptima del producto así como una curación mínima de 7 meses para la Cecina de León normal y 12 meses para la Cecina de León reserva.
 
Elegir con cuidado la pieza entera tambien es muy importante. Si te gusta más tierna y menos grasa elige una "babilla" amparada por la IGP Cecina de León mientras si te gusta algo más saborsa y veteada elige una tapa reserva amparada por la IGP Cecina de León. Aquí os dejamos algunos ejemplos de productores de Cecina de León donde podéis comprar productos de gran calidad: 

 

AnjosEmbutidos EntrepeñasCasa de la montañaEl PinarEzequiel, Valles del Esla.

 

8.    Es única

Esta carne curada, proveniente de los cuartos traseros del ganado vacuno se produce solamente en la provincia de León y son muy pocos los productores que continúan elaborándola de manera artesanal.
 
Para saber más sobre el origen y la elaboración de esta chacina, entra en este enlace y encontrarás mucha más información sobre la Cecina de León.
 
10.  A los niños les encanta

Sabemos que los más pequeños de la casa se vuelven locos por esta carne curada. Gracias a su sabor los niños enseguida la descubren en la mesa y es una delicia ver como disfrutan comiéndola sabiendo además que les aporta mucha proteina y hierro.

Haz la prueba, corta unos trozos finitos y dales a elegir entre eso y las chuches navideñas. Lo tenemos comprobado!

10.  Fácil de encontrar

Cada vez toma más presencia en los menús y pizarras de nuestros bares y tabernas preferidas. En capitales como Madrid y Barcelona, raros son los nuevos restaurantes que no la incluyen en la carta.

Si aun así no tienes una buena Cecina de León (ojo a la calidad) cerca de casa o en tu mercado, la tienes a un clic de tu ordenador o móvil. Puedes comprar la mejor Cecina de León aquí y llegará a tu casa en 24 horas.

Elige el formato más práctico para ti y tus familiares ( loncheado, en trozos, pieza entera...) y dejate deleitar por este manjar lleno de bondades.